Pater familias

Llevo días observándole. Más callado que de costumbre, más inquieto, más en paz tal vez, con la calma de quien une a todos bajo el mismo techo y respira. Musitando repetidamente para sus adentros: “…todo está bien así, todo está bien (no preciso nada más)”.

Hace un par de días, mientras cada cual se afanaba en su quehacer y ardía el tuero ahuyentando la humedad gélida de estos muros de piedra centenarios, él repasaba algún tomo incomprensible buscando la nitidez de palabras por alguna franja de las lentes progresivas. Peina idénticas canas, la tez tostada por el sol tibio de este paraíso, algunos surcos de expresión -algo más marcados-, la barba bien rasurada y el bigote de antaño que tanto imponía. Sin embargo, la mente y las sensaciones, aunque bien pueden intuirse, quedan inalcanzables…(pues ya nos parecemos en algo…) 

Me acerco sigilosa y asomo por su hombro, mientras descanso la mano sobre su pecho le susurro “¿Cómo va eso?“, escuchando rítmicos los latidos a través de la palma expuesta. “Creo que bien“- contesta en un mismo tono cómplice que apenas se distingue de la música de fondo, sin añadir como otras veces el ¿tendría que ir mal?, ingenuo y ajeno, del que desconoce, del que no siente ni se siente enfermo, del que cuando le preguntan por sus antecedentes responde “ninguno“, porque así lo cree firmemente: “estoy sano“. Y lo está. Pero la historia es indeleble, aunque lo superemos y nos sobrepongamos, entre nuestros registros personales figura un pleno en el 2006, recuerdo mientras volvemos a tomar posiciones…

De repente, el silencio se quebranta con el llanto, que ella también está y todo lo llena, la niña de mis ojos. Él la coge en brazos, ella absorta le contempla, como por encantamiento, deja prendida su mirada y quiere sonreírle, pero aún no sabe. Aprenderá, mucho antes de que todos podamos apreciarlo, aprenderá mil cosas y mil más; entre ellas, a admirarle boquiabierta, al hombre sabio tangible…

About these ads
Esta entrada fue publicada en Family. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Pater familias

  1. * dijo:

    Me dejas con el silencio colgando de asombro… qué bien escribes…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s