2010-2011

A ojos bien abiertos, el año que concluye, un ápice de luna y un cielo infinito.

Sin deseos ni pretensiones, bástenos la cargazón que acunemos del día a día, un buen puñado de amigos y sentido del humor.

A este año, aún a la expectativa, sólo le pido tres letras: paz, un poco de paz para todos cuantos nos circundan, una pizca de esa calma que todo lo puede, que nos serena y convence de que “todo está bien así…”

Imagen cortesía de M. Baena, preciosa, como cada año…

About these ads
Esta entrada fue publicada en Me, Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s