Llámese “extraordinaria virtud de adaptación humana”

“No es bueno que todo suceda como deseamos”, dijo Bossuet

Y, sin embargo, tenemos la exquisita capacidad de soñar (es más, no hacemos otra cosa) y darles forma a esos deseos, moldearlos a nuestro completo antojo hasta hacerlos realidad…y justo entonces, no sabemos si sucede como hemos deseado o deseamos cuanto ha sucedido…

¿Acaso nos acostumbramos con asombrosa celeridad?, ¿o es que disfrutamos porque nos concierne?, ¿o simplemente porque cualquier traba nos obliga a crecer y el esfuerzo gratifica?

Mañana me espera otra cita con el deber apremiante del semisótano, esa urgencia que nos devora y nos vapuela y nos devuelve más rehechos si cabe. Y el caso es que, parece increíble pero en el fondo (y no tan profundo)…adoramos esta vorágine vital en la que nos hallamos inmersos, aunque cueste comprenderlo…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Otro enfoque de la medicina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s