Ídolos

Cuando las fuerzas flaquean, cuando los momentos de debilidad rugen de hambre, fijas tus miras en un punto más allá, donde reposan bien ajenas las metas y los ideales protegidos por los ídolos (donde nadie puede dañarles, ni perturbarles el sueño, ni inmutarles siquiera)

Mis ídolos son de carne y hueso, de nombre y apellidos. Madrugan. Van en metro y autobús al trabajo. Hacen cola en la puerta de la lencería del sótano, antes de que den las ocho, para coger una bata y sonríen con franqueza cuando te los tropiezas camino de la taquilla. Mis ídolos luchan a diario, codo con codo, cuerpo a cuerpo. No escatiman minutos de su jornada, al contrario, nunca es suficiente. Mis ídolos son humanos de a pie, con una pequeña gran cualidad: son extraordinarios.

Ayer me crucé con uno de mis ídolos en el pasillo que une el Infantil con la General, en ese pasillo interminable y estrecho. ¿Fue ayer? ¿O tal vez en la guardia del lunes? Ya mezclo los recuerdos con los salientes de guardia…es lo de menos, lo de más: tropecé con Alberto, Alberto Alonso, uno de los médicos más increíbles que conozco. Y me sentí tan pequeña como los niños de siete años que tropiezan con sus personajes de tebeo en carne y hueso, o con sus héroes en la gran pantalla y sólo pueden abrir de par en par los ojos, como hipnotizados, como idiotizados y sonreír tontamente si les preguntan, si les hablan directamente…o, a lo sumo, articular monosílabos. “¿Se te comió la lengua el gato?” – le preguntarían los viejos del pueblo. Y, también como esos preescolares, me sentí pequeña ante la magnitud de los grandes, ante la admiración que provoca el saberse ante “los fueras de serie”, “los ídolos de la humanidad”…puede que no recuerde quién disputaba el partido de aquella noche, pese a haber participado en la “porrita” de las enfermeras de la urgencia, ni siquiera de los nombres de los jugadores de moda, por quien pierden el hálito las quinceañeras, ni estrellas del deporte, ni de la televisión, ni de los grandes hermanos, ni de las islas perdidas, ni de los triunfadores de la canción, ni de otros tantos…porque no se merecen la expectación social, no son dignos de tanta devoción; los que lo son realmente, dignos de admiración, apenas alzan la voz, apenas llaman la atención, apenas te cuentan…llegan, saludan cálidamente, un medio abrazo o dos besos que te atraviesan el alma, por lo transparentes, por lo sinceros, de piel a piel, de corazón a corazón, y te preguntan escudriñando al mismo tiempo, como asomándose a las pupilas para acceder al transfondo, como estudiando los gestos, las frases, las miradas… “de verdad”, como diría mi madre, te preguntan de verdad cómo estás. Y tú. Tú…tú sigues sin reaccionar, medio aturdido…quisiera decir tanto…quisiera confesar tanto…tanto…que el tanto se hace tan poco y se te antojan nimiedades. “Bien”- como mucho. “Bien”. Porque en ese instante, sólo te sientes tocado por la varita mágica, “hoy debe ser mi día de suerte”-piensas, porque te llega la paz…una paz infinita. No lo explicaría mejor con más, ni con otras, palabras…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amigos, Otro enfoque de la medicina. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Ídolos

  1. pablo dijo:

    gracias, gracias, gracias…

    Entrar en este espacio de sinceridad descarnada me ayuda a ser mejor. Tus reflexiones calan hondo y, aunque traten de medicina, médicos, guardias… algo que me es completamente ajeno… contienen un poso de realidad cotidiana muy valioso… consérvalo, me encanta leerte.

  2. rqgb dijo:

    Gracias Pablo, por seguirme, por leerme, por cuanto dices, por estar…estar ahí en la distancia. ¡Qué bueno saberte!

  3. Pingback: Decisiones éticas en las actividades cotidianas de los profesionales sanitarios « Rqgb´s point of view

  4. Pingback: ¿Y después de la residencia qué? « Rqgb´s point of view

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s