Carmín

Por mucho que se arregle, no acierta a confundir las ojeras con el maquillaje prestado, para la ocasión. La soledad viste de rojo, enfundada en color hiriente como particular homenaje al luto que guarda por la realidad. Zapatos de tacón-cuña y rebeca color tronco. Melena encrespada y al aire, que dejar espacio al libre albedrío de toda forma de expresión, oculta el dolor…Rebelde y decidida sonríe, guarda las frases, no sabe si para nunca o para después. Agarra el bolso y las ganas y se aleja…riendo la confesión a aquel novio adolescente, para sus adentros. Aquel que un arranque de sinceridad le aconsejaba “que pidiera ayuda cuando lo necesitara, porque si no, nadie era consciente de la necesidad, del estado de ánimo…que todos los cercanos estaban ahí para apoyarle, para brindarle cuanto estuviese en su mano…pero que si ella no hablaba, no se sinceraba, no decía abiertamente…nadie tenía la obligación de adivinar…”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cortos:relato exprés. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Carmín

  1. Juana dijo:

    He recibido un e-mail que dice que hay tres cosas difíciles de decir: “Te quiero” “Lo siento” y “Ayúdame”. Curiosamente la que más me cuesta decir, es esta última.

  2. rqgb dijo:

    A mí también…La primera, dejo que el corazón sea quien la utilice, la segunda se me escapa a la mínima y la tercera se me resiste, pero no por soberbia…quizás para no molestar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s