La paradoja de los círculos

Círculos concéntricos, que no viciosos, se solapan…el del café, el del reloj sin manecillas, el de los amigos insatisfechos, el de las no-vacaciones, el del sueño-desvelo-duermevela-insomnio…como un caleidoscopio, a veces hiriente de color, a veces teñido de grises…

Y, mientras, ajena, la abeja obrera perpetúa su ritual, danzando en círculos para su reina, que no es sino ella misma…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Inside, Me. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s