La casualidad

En El Pabellón nº6, de Chéjov, el médico le explica al enfermo: “En el hecho de que yo sea doctor y usted un perturbado no hay ni moralidad ni lógica, sino una casualidad pura y simple”. Y eso mismo piensan en secreto muchos pacientes cuando atraviesan el umbral de mi consulta 11. Sin embargo, muy pocos le dan forma y lo verbalizan, ¿por pudor, tal vez? Puede ser…más por pudor que por educación. Mi última enferma de hoy lo hizo, tras cincuenta minutos de entrevista, de circunloquios, de derroche de paciencia, de escucha activa (como dijeran en aquel curso), de orientar la conversación…en un giro brusco del carácter, fijó las fieras pupilas desafiantes y afinó diestra puntería: “¿No es usted muy joven para ser doctora, es usted médico realmente?”. Me derrumbo en la silla azul de oficina y contesto, por enésima vez, procurando no traslucir sentimiento alguno, que “No, no soy tan joven, no se crea…las apariencias engañan…y sí que soy médico…médico residente de cuarto año de Medicina Familiar y Comunitaria, de la primera promoción de cuatro años…” y le medio sonrío encogiendo los hombros, pensando que la desconfianza nos hace tan pobres que, después del temor a la verdad, poco nos queda…

A  veces es grandioso, pero otras, ¡es tan vil el ser humano…!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Otro enfoque de la medicina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s