Maletas

Amanece sobre el pantano de Manzanares y aún permanecen las voces en las aceras regresando de las fiestas. Huele a café sin tostadas, pero reconforta, sobre todo el saber que me hago de maletas para marcharme…por eso tal vez no llegó a sonar el despertador, o quizás tampoco conseguí conciliarme con el sueño; lo único que se desperezaba esta mañana era en mi interior la alegría del regreso, que ya empieza a irradiarse, porque vuelvo a casa…a ese punto definido del Sur que se escribe con “K”, cercano al paraíso…

(El punto de partida)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comentarios de la realidad, Me, Viajes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s