Pequeño gran Hubble

Está a 170.000 años luz, lo que la hace incomprensible a nuestra mente, pero no a nuestros ojos. Y aunque no podamos entenderlo, existe. Existe esa visión explosiva en un lugar tan remotamente lejano que nos cuesta concebirlo, donde los infinitos y los números elevados a potencias dicen poco…un poco más allá de donde queda la fábrica de los sueños, seguro. Quizás Hubble pueda regalarnos una instantánea de esta última (la fábrica de sueños) para celebrar la mayoría de edad…aunque posiblemente, en los dos años que le han augurado tenga mejores cosas que hacer…

Echo de menos esas conversaciones a las seis de la mañana sobre lo divino, lo humano, las galaxias, el hombre (curiosamente indefenso y pequeño animal en mitad de esta galaxia), el café y el sintrom…c’est la vie!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comentarios de la realidad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s