Time out

Se acabó. Sonó el “gong” como punto final, casi al poco de habernos ensordecido el del inicio (o esa fue mi percepción, desde luego). Y lo hecho. Y lo no hecho. Y lo apremiante. Y lo urgente. Y lo pospuesto. Y lo llevado a cabo. Y…y…y todo vuelve a la maleta, con esa inercia del que ha hecho y desecho mil veces, con esa facilidad del que aprendió a confiar en la ubicuidad, a sabiendas de que una parte de sí (aunque sea ínfima), queda latente en cada espacio. Abro un nuevo paréntesis, tres días de respiro, para volver a la recta final…Estambul aguarda…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comentarios de la realidad, Me. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s