Dreams (XII)

De repente empecé a echar de menos…las risas de la traducción simultánea en el Coliseum, los paseos de Saint Paul por el Millenium Bridge hasta la Tate, los “bolhaos” de Oporto y paseos por el Douro, las paradas matutinas saboreando los placeres del Ottolenghi en Nottinghill, los brunchs en el Eggspectation de Montreal o el Morning de NYC, las ventanas de Manhattan, los pistachos viajeros, la conversación en la Creperie Bretonne Annaick de Valencia, las maletas de ir y venir, las moleskine, las lonely planet, los cielos sin sol del paraíso, los paseos por la playa, las escapadas al museo, las grandes tazas de café…

Ya va siendo hora…de menos echar de menos…y más de partir sin rumbo fijo si es preciso…

Pero ya hay destino, menos mal…Descuento una semana para preparar nuevo viaje mientras las ideas me asaltan con propósito de enmieda, dejando arder las nostalgias en el fondo de mi propio mar, donde aguardan los temores y la voz de la conciencia, que repite sin cesar: “agarra el día de hoy, no seas crédula en el día de mañana

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Dreams. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Dreams (XII)

  1. M dijo:

    Ay, que me impregno de esa melancolía pero sé que vendrán más paseos, más cafés, más rincones que compartir en todos esos sitios que nos esperan… qué lujo atesorar momentos contigo.

  2. Pingback: Café Oliver | Enjoying every second

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s