Pugnas

Deseaba y temía este momento. Frente a frente, codo con codo. Desenvolverme ante a su atenta mirada, su silencio, su evaluación, su proceder…contrastando con mi inseguridad, mis miedos, mis carencias de autoestima…sintiendome más pequeña a cada minuto, luchando contra esa propia rabia de sentirme mermada…

Me impone, porque sé que me cuestiona, que me mide, que me exige…observándome, simplemente observándome tras las gafas progresivas (ya no de pasta). Y quiero que me cuestione, que me mida, que me exija. Porque quiero crecer y es la única forma. Pero la timidez vuelve a sentarme en el banquillo y a tirarme como un lastre de la manga…bloqueando cualquier movimiento…

¿Podré vencer esta vez…?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Otro enfoque de la medicina. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Pugnas

  1. Dr dijo:

    Querida Raquel, podrás. No, perdón; PODRÁS. Y no sólo esto, sino todo lo que te propongas. Te conozco: tenaz y cabezota, camuflada en hordas de timidez y dulzura. Sin embargo, cada día brillan más los tornasoles de tu batir de alas…ya ni siquiera eres mariposa, te estás convirtiendo en una gran mujer…Es un privilegio seguirte, observarte, aplaudirte…podrás, estoy seguro de ello, podrás…Sólo tienes que ser tú misma, sólo tú. Así de simple…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s