Guardia de Ginecología

Sin entrar en las disquisiciones de si un residente de familia está preparado a dar altas en una urgencia de ginecología, de si debe o no explorar embarazos a término, sangrados de cualquier trimestre; sin valorar el hecho de que se atreva, de que lo haga correctamente, de que se le permita…sin tener en cuenta la suma importancia de que aprenda a hacerlo, de que lo haga, porque de ello depende posiblemente una adecuada maniobra o decisión en un futuro ya no tan lejano…(a saber dónde estaremos en menos de un año)

Sin tener en cuenta nada de eso, centrándonos únicamente en las sensaciones: el instinto es vital, es algo que no podemos esconder ni acallar. Palpar un vientre fecundo es añorar la pulsión propia, sentir la exultante feminidad ajena es tomar un poco más de consciencia de la negación propia. La edad es la que ofrece el documento nacional de identidad, los años son los que sentimos adheridos a la piel, pero la realidad es otra: hipotecamos años con el estudio y la dedicación, posiblemente, pero tampoco queremos resignarnos a “amoldarnos a otra persona”, a esa manida expresión del “roce hace el cariño”, a “estar con alguien por estar” porque la edad lo implica o “tener hijos porque toca”…No sé cuántas veces escuché ultimamente el tópico “no tienes novio porque no quieres” o a lo largo del día de hoy “¿Aún no tiene usted hijos? Cuando los tenga lo entenderá…” Pues no sé…

Reflexiones en plata: Vivir conforme a los ideales exige pagar un alto precio por ello.

(Alguna vez me atreveré a contestarles…)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comentarios de la realidad, Guardias, Otro enfoque de la medicina. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Guardia de Ginecología

  1. Juana dijo:

    Lo triste es “estar con alguien por estar” , “tener hijos por tener”, “vivir por vivir”. Porque vivir es una pasión, da igual con hijos o sin hijos, con pareja o sin pareja, tiene sus altos y sus bajos, pero elije lo que te llene, lo que mueva tu corazón……….a lo mejor por eso hay tantos infartos, porque no nos atrevemos a vivir con lo que “mueve nuestro corazón”.

  2. * dijo:

    Decir sin gritar las repeticiones cotidianas de la simpleza del personal.
    Cómo hacerles entender que el seguir unas líneas propias de conducta que día a día , minuto a minuto forjamos, lleva a no defraudar nuestra propia vida, sabiendo, convencida de que cuando hacemos las cosas es con la idea de que es el corazón el que nos tira…el que nos guía el que no nos fallará…

  3. Pingback: Saliendo de la pseudoguardia, entrando en la realidad… « Rqgb´s point of view

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s