“La medicina y el arte”

Deshaciendo maletas aparece el libro ajado que descubriera sobre el escritorio al llegar. No me explico cómo dió a parar en el equipaje, pero ahí espera, exultante, recordándome cómo Duchenne precisaba los músculos faciales…porque como decía Celso en su obra, “…es preciso ser exactos, y que hasta la vida interior, las luchas profundas del espíritu hay que mostrarlas, para que haya emoción. Aquellos rasgos fisonómicos, a veces imperceptibles, en que el hombre se olvida del disimulo, escribiendo en su semblante lo que el alma siente…”

Y no porque lo dijeran ellos…es preciso, es necesario, no perder de vista a los clásicos, como referencias, como base sobre la que seguir creciendo…porque nunca fue un sacrilegio mezclar la ciencia, el arte, la conciencia, la poesía, la literatura ni la filosofía…La medicina sigue siendo una forma de vida, más que una profesión…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Otro enfoque de la medicina. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “La medicina y el arte”

  1. Juana dijo:

    Lo bello nos conmueve, nos impulsa, despierta el deseo, la emoción, la admiración, el anhelo. La belleza puede incluso hacer que se rompan nuestros esquemas preceptuales y mentales. Es probablemente el último recurso terapéutico. El arte que no cura, no es arte.”

    Del libro “Las palabras que curan ” de Alex Rovira

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s