El café pendiente

“Te espero en la 41 con la 68…”, anotó, y sonrió a esa ironía del súbito paralelismo neoyorquino, al tiempo que transcribía 41 y 68, “…quiero que me cuentes…”

Allí estaré“- accedió ella con plena tranquilidad, a sabiendas de que sí, que lo dejaría todo para no fallarle, y desconectó sin más la llamada. Bien parca, ni adiós ni luegos ni prontos. No eran necesarios. Una extraña clase de alivio lo anulaba todo. “Estaría, por supuesto…“-pensó para sí, “pero sin contar“-se recordó, afianzándose, “estar es más que suficiente…

Sobre todo, ahora, que has vuelto…el mundo sigue siendo un mejor lugar sabiéndote (vivo) en él…

Esta entrada fue publicada en Amigos, Cortos:relato exprés. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El café pendiente

  1. Doc dijo:

    Como siempre…hablamos los que estamos enfrente…no sé cómo lo haces, pero a ver cuando nos sorprendes y nos saturas con tus cosas, que de buena mano sé que andas con mil historias…A ver!

  2. M dijo:

    That coffee…

    and I was wondering who was the lucky guy waiting somewhere between the 41st and the 68th… Ah!!! New York, New York… as Frank said, “if I can make it there I’m gonna make it anywhere”….

    It’s just curiosity…

  3. Pingback: The truth « Rqgb´s point of view

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s