While…

Me paseo entre las respiraciones, las burbujas del oxígeno, los bips de los monitores, de los pacientes propios y ajenos, levitando el cansancio…la noche se hace eterna puertas adentro. Parece que fuera llueve. O llovía hace un par de horas cuando un incondicional asomó a la puerta de la sala para “secuestrarme por un café”, como en los viejos tiempos. En las entrañas del sótano, tras la puerta roja escondida, las confesiones mezcladas con la conversación que tanto añoro, se hielan en ese frío de invierno que sorprende, suspendido en la niebla que todo lo cubre, como un manto indescriptible…

(Ya sólo quedan  cuatro horas…)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Guardias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s