Imperativo

Sí, pero no. Pero sí, aunque, tal vez, mejor…

Y no hay margen de duda al pensamiento. He de volver a mi jungla de asfalto y mi consulta, mi día a día, mis quehaceres, mi rutina, mi otra vida; como un imperativo. Y, sin embargo, de pensamiento me quedo, en este vergel de paraíso, en la textura intacta de tu piel, tus ojos vivos, tu recuerdo. Partiendo el alma entre dos aguas, dos mundos tan opuestos, que en primera persona se conjugan, distantes y solapados, ajenos y próximos…

Tal vez, mejor…mejor ni detengo, me hago de maletas y vamos partiendo, “…pues cae la noche y ya se van nuestras miserias a dormir…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Inside, Me, Viajes. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s