María, mi privilegio de hermana

Cerró de un solo gesto la pantalla del ordenador, doblegando el portátil sobre sí. Recogió mis lágrimas y las sacó de paseo, aireándolas al viento de diez grados. Tres calles y media, hundidas en el abrigo y cogidas del brazo, melena revuelta y risas. Sushi, un par de sopas miso y las correspondientes Asahi, decidimos la huída…

(Gracias por estar, siempre, ahí…)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amigos, Ciudades, Comentarios de la realidad, Family. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a María, mi privilegio de hermana

  1. M dijo:

    Privilegio tenerte… te pienso sacar de paseo mucho mucho más. Gracias, nano, gracias.

  2. paloma dijo:

    Y de amiga… añado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s