Groundhog Day, aplicado a la realidad

Hay miles de Groundhog Day, sobre todo cuando empiezan a confundirse las noches con los días, las horas dormidas en una guardia con las de descanso-días-de-diario-entre-semana, cuando el bucle comienza a girar a una velocidad vertiginosa, cual epicentro de huracán, que por mucho que te resistas, es imposible, la vorágine te devora como una bestia hambrienta despiadada…

Eso pensé cuando me equivoqué dos veces en los cambios de metro, mientras corría para respirar aire puro, del submundo de Tribunal a Fuencarral a media tarde y cuando regresaba, conversando afablemente con el Dr. Afonso (que no Alfonso), como solía (suele) ser costumbre tras las reuniones de la vocalía, para tomar consciencia, para aliviar tensiones, para relativizar…Curiosamente jamás charlábamos fuera de las dependencias de la sede o de las aceras de la céntrica calle de la capital, pero dentro del equipo tan heterogéneo que formábamos (formamos), era (es) como una especie de icono, de piedra de toque, de la más pura y descarnada objetividad que se acepta gustosamente. Serenidad y cordura, si tuviese que elegir dos adjetivos, de bote pronto, al azar- trazaba a mano alzada antes de despedirnos.

Y entre el pesimismo reinante, que tanto me preocupa y discutíamos de pensamiento en voz alta, de cómo un R4 puede sentirse desencantado, a las felicitaciones navideñas, pasamos por el “…bueno…esto no deja de ser una experiencia, una enriquecedora experiencia. Si no llega a ser por “esto”, no os hubiera conocido…“-argüí. “Posiblemente, pero no. Nos conocimos en un curso de doctorado sobre aterotrombosis. Te volviste en mitad de la charla (no recuerdo por qué) y saludaste “¡hola!”, efusivamente. Y yo me pregunté ¿de qué conocía yo a esa chica…?

El mundo es un pequeño lugar de intocables…

(Y mis amigos…lo mejor de cada día…)

Nota a pie de página: Y volví a equivocarme de parada de metro…a desandar lo andado, a subir y bajar escaleras mecánicas, observando a ese desfile curioso de seres humanos que se dirigen a alguna parte…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amigos, Comentarios de la realidad. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s