El famoso colesterol

El dentista me ha dicho que le traiga el análisis a mi médico de cabecera porque con este colesterol no puedo estar…“-extiende soberbia la “prueba del delito” sobre la mesa, orgullosa de “tener algo”. “Y tiene que tratarme“- concluye triunfante. Por inercia me fijo en esa cifra alarmante, un mísero colesterol total de 256, eso sí, desglosado en sus pertinentes fracciones, al menos.

Edad, TA, ¿fumadora? y anoto cuidadosamente las cifras de colesterol en la pestaña del Calcumed para imprimir su SCORE y que le diga a su dentista o al médico pertinente, que su riesgo es ínfimo, con todo lujo de explicaciones le cuento todo cuanto significa y lo que implica, riesgos-beneficios…y un largo etcétera. 

(Llegará un día en que las neuronas mueran de inanición…)

¿Hasta cuándo nos seguirán poniendo a prueba? Unos y otros…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comentarios de la realidad, Otro enfoque de la medicina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s