Tarde de teléfonos

Y no puede saber, porque no es consciente (¿o sí?), la alegría que me da oírle…

Siempre tan próximo…

Siempre tan lejos…

La dualidad bajo un mismo prisma y una misma persona: está y no, indescifrable y transparente, brillante y desapercibido, genio y figura…por algo los incondicionales son los que son, a pesar de todo…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amigos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s