Talkin (…en indonesio)

Significa “susurrar al que muere (palabras leídas al final del funeral para que el fallecido recuerde lo que ha de decirle a los ángeles)” y eso hago en el más absoluto de los silencios cuando, al inaugurar la mañana, en ese momento del preámbulo que tanto adoro antes de iniciar la consulta, la noticia me sobrecoge y sobresalta, no por lo inesperada, sino por la celeridad de los acontecimientos…

“Falleció…”- me dice. Y al escuchar su nombre, lo retengo, porque como hacen en masai, “el nombre de un niño, una mujer o un guerrero muertos no vuelve a pronunciarse jamás“. Repaso mentalmente la historia, de no hace siquiera un mes, cuando acudió por una adenopatía submaxilar que valoraron en urgencias como una parotiditis e inflaron de antibióticos, las dos visitas a consulta, con el informe de urgencias y para revisión. Los encuentros fortuitos en mi semisótano con vida propia y las promesas en el box de observación cuando la verdad pugnaba entre el deseo de vida y la inevitable rendición, ante la presencia omnipresente de la nueva amante que devora…

(Lo siento)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Otro enfoque de la medicina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s