“R” potenciales

Se acercan tímidamente a la puerta de mi querido semisótano con vida propia, con un previo salvoconducto (aprovechando la guardia) y una bata impecable sin iniciales, rúbrica sagrada sobre el órgano intocable: Médico, Salud Madrid, Hospital Universitario La Paz, me persiguen y acompañan por los pasillos en construcción en la visita rápida a la urgencia, mientras les esbozo un famélico esqueleto de cómo es la residencia en el área 5

Y me pierdo en las disquisiciones de la profesión más bella del mundo, no puedo evitarlo, a pesar de las ojeras, de las guardias, de los sinsabores, del panorama, de las exigencias de la recta final, de la opinión negativa de mis compañeros, de las noches en vela…porque merece la pena, les digo, nunca lo he dudado ni un instante, si estáis seguras… 

Como dijo aquel médico increíble de la Arrixaca: “Es lo mejor que podías hacer…” y tenía tanta razón…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comentarios de la realidad, Guardias, Otro enfoque de la medicina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s