El privilegio de las cartas

La letra escrita tiene un poder distinto, un valor distinto, un sabor distinto…por eso debe responderse por idéntica vía; pero hasta que desaparezcan el edema y la quemosis y consiga distinguir las grafías con nitidez, intuyo las teclas del teclado y escribo de memoria, la respuesta pronta, la gratitud infinita… 

Querida Raquel: 

Espero que tu año 2009 prosiga su curso triunfal hacia la conclusión de la especialidad, al inicio de la actividad profesional autónoma y cuanta meta te propongas. No me cabe duda alguna de tu valía personal y profesional. (…)“-recibo desde Fuenlabrada con fecha del 21 de este mes corriente de Abril, junto con una tarjeta de la Comisión Nacional de Esgrima de Panamá-Comisión Médica-Comité Olímpico. 

Y recuerdo la última guardia de pediatría juntos: 

“Tiene la edad imprecisa de los treinta y algo, supongo. Más cerca de la cuarentena tal vez que de la treintena, a juzgar por los surcos nasogenianos pronunciados, las tímidas arrugas que definen la mirada y las canas que enmarcan sus sienes. Pero su encanto los difumina al hablar. Eran más de las tres de la madrugada cuando acabamos de explorar el último pequeño con gastroenteritis y gracias a Dios no quedaba ninguno por ver debajo del negatoscopio. “Ven, quiero enseñarte algo”- me dijo. Y me sentó junto al ordenador, ajenos a la conversación de famosos y cotilleos que lidiaban las enfermeras con las residentes de pediatría que compartían el primer turno con nosotros. Las imágenes eran preciosas. Y las vivencias que contaba al tiempo que las mostraba; con esa luz que emana la nostalgia del terruño, con ese echar de menos que duele en lo profundo, con todos los sentidos inhibidos en la distancia. Como si de repente vinieran de golpe los aromas, los sonidos, las luces, los quehaceres de entonces se revivieran en un instante al cerrar los ojos. O sin hacerlo, sólo viendo las fotos congeladas a través de otro objetivo. Me quedé con una. Y su historia.

Mirando hacia el sur en el sol poniente del Pacífico centroamericano se ve la punta fortificada de la refundada (1674, después de que el pirata Morgan quemase la primera) ciudad de Panamá, hoy el Casco Viejo o Barrio de San Felipe (Neri) o Catedral. Al fondo vigila la isla de Taboga, mientras un barco abandona el Canal, navegando en paralelo al relleno que une los islotes de la bahía con tierra firme (la hilera de palmeras). Detrás de los perezosos barcos camaroneros, está los edificios amarillos y blancos del complejo presidencial, el Palacio de las Garzas. A su izquierda sigue el edificio blanco del antiguo convento de San Francisco, con su campanario, hoy Ministerio de Relaciones Exteriores. A medida que nos acercamos hacia la punta de la izquierda aparecen del lado opuesto, los primeros árboles de un primoroso parquecito, mi esquina favorita del mundo, la Plaza de Francia. Al final el edifico blanco de la antigua Corte Suprema, hoy Instituto Nacional de Cultura. La placita, escenario de mucha Historia e historias, con buganvillas y bancos a la sombra la albergan las murallas españolas del s. XVII, coronadas por un paseo frente al ancho Pacífico… un lugar mágico donde se detiene el tiempo.

Embelesada escuchaba los relatos, la leyenda a pie de página sin pestañear siquiera. Herencia de familia tal vez, eso de adorar viajes y cuentos.  Prométeme que irás -me dijo.  Claro que iré”-respondí sin pensar. Y para mí repito la frase marchita de Gerda, aquella primera profesora de inglés (danesa, por cierto) de la infancia: “One day, one day…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amigos, Comentarios de la realidad, Gustar de los sentidos. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El privilegio de las cartas

  1. M dijo:

    One day, one day….

  2. Simbad el Marino (Ezequiel) dijo:

    Te esperan los Mares del Sur…
    un beso

  3. rq dijo:

    One day…one day…

  4. Pingback: Cartas, caminos, distancias… | Rqgb´s point of view

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s