12 páginas

Imprimo el esbozo de redistribución de los residentes de la Urgencia y suspiro aliviada al mismo tiempo, aunque la tensión puede palparse en el trapecio crecido asfixiando la nuca, sin el fonendo a modo de yugo y amuleto protector. Sólo 12 páginas que condensan la situación previa, la actual y una solución plausible adaptando números…

Y siguen sorprendiéndome las reacciones, las diferentes interpretaciones de una misma realidad, las múltiples lecturas de los planes formativos…cuando, sin embargo, ante una pregunta bien simple, un familiar de los implicados, por poner un ejemplo, llegue a cualquier punto de la esfera sanitaria, ¿querrá que lo atienda un R1?

Tal vez el planteamiento no sea que redistribuyamos a los residentes, sino que modifiquemos los programas de formación de nuevo, con todo lo que ello implica…

Esta entrada fue publicada en Comentarios de la realidad, Otro enfoque de la medicina. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a 12 páginas

  1. Lunna dijo:

    Soy enfermera y trabajo en el servicio de urgencias de un hospital, te puedo asegurar que si los pacientes supiesen que son atendidos por un R1 no acudirían a los servicos de urgencias.

  2. Bulbul dijo:

    Sintiéndolo mucho, es lo que tiene la sanidad pública, hay que formar a nuevos médicos. Si los pacientes no quieren que les atienda un R1, tendrán que irse a la privada. El R1, evidentemente, debe estar supervisado, pero la labor formativa de la sanidad pública no puede desaparecer porque “la gente no quiera que le vea un R1”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s