Caos

Asimilamos los momentos de tensión como parte de lo habitual, porque lo es, y el caos como parte de le realidad…

La hora de visita ha finalizado“-anuncian/sentencian por megafonía, pero los familiares aún no han abandonado las salas; las doce camas completas, tres sillones con pacientes, dos ambulancias y la camilla de la REA atravesada es el cómputo a estas altas horas de la tarde. Las consultas saturadas, mi “R” pequeña al borde del colapso porque ante una sospecha de abdomen agudo ha confrontado con los cirujanos y con una historia, una exploración y una analítica compatible, se revela a pedir la ecografía “porque no es la secretaria de los cirujanos” (y esta frase, como dice mi querido amigo Salva, sería motivo de otro post), mientras los pacientes sin ver se acumulan en una ordenada final por riguroso orden de llegada…

Confío en mi otra “R pequeña”, que ya no lo es, pequeña, me refiero, mi favorita, sino toda una R4 de MFyC; y me quedo en las consultas. Revisamos una por una las altas, repetimos exploraciones “porque mi compañera me ha comentado que su caso…“, ajustamos tratamientos y recomendaciones “como ahora la doctora / el doctor le comentará“, sin restarles protagonismo ni eliminar responsabilidad, y conjuntamente, firmamos todos los informes, como les repitiera la semana pasada: firma, apellidos legibles y número de colegiado. No todos lo harán, pero al menos un porcentaje empezará a asumir el correcto proceder, desde el principio hasta el final y cuando todo concluya, habremos aportado nuestra parte sin caer en el tremendo error de creer que todo va a cambiar de la noche a la mañana…aunque ojalá…

Quince pasos y vuelvo a mi sala justo cuando la paciente que venía de la REA, aún en la camilla de ésta, vuelve a convulsionar, al tiempo de introducir la cánula de guedel y girarla para adoptar una posición de seguridad, administrar 1cc de valium y regresar con ella a la sala de reanimaciónsin dejar de pensar en esa estrella que nos protege, o llámese como cada cual guste

Quizás mañana acabemos de nuevo “con pasillos“- comenta una compañera escéptica, y con razón. Respondo “no creo“, porque “aquello” ya pasó, menos mal, aunque yo aún lo tenga muy vívido, y no vamos a volver sobre nuestros pasos, pero será una dura jornada…

Debe ser cierto eso de los lunes

Esta entrada fue publicada en Guardias, Otro enfoque de la medicina. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Caos

  1. Pilu dijo:

    ay! es como estar allí…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s