Ictericia

3:00 horas

Me siento en el borde de la camilla de la consulta, que apenas dista medio metro de la mesa donde una encantadora R2, de familia también (puede ser casualidad, pero la probabilidad de que lo sea es alta, puesto que la mitad de la planilla de los resis de urgencias (casi) está formada por residentes de MFyC) completa el informe de un paciente sin antecedentes de interés, varón, de mediana edad, que ha venido para hacer un control analítico por una sospecha de hepatitis autoinmune que alguien diagnosticó 48 horas antes.

Me pregunto qué necesidad de seguimiento surge en el profesional que, desde urgencias, envía el paciente a casa invitándole a venir de nuevo para hacer un analísis de control, probablemente no estaba seguro de que la evolución fuese favorable, porque de lo contrario, lo hubiese derivado a su médico de cabecera (inciso: me parece preciosa la expresión de médico de cabecera, no puedo evitar comentarlo), que también tiene la posibilidad de hacer una petición urgente de analítica, al menos en mi centro (que aunque ya no esté allí, lo será siempre), y obtener el resultado al final de la mañana. Pero no es precisamente la continuidad, sino el olfato, el instinto el que nos hace adoptar esa otra vía rápida; quiero creer. Porque también puede ser el desconocimiento de los recursos sanitarios, que tampoco me extrañaría…de hecho, un par de guardias atrás, otro “R” recién estrenado, de nacionalidad no española, me consultaba preocupado acerca de una señora mayor que le contaba que “había llamado a la medalla porque tenía una hiperglucemia” y él pensaba que un paciente así de desorientado no cumplía criterios para ser visto en consulta, más bien al contrario, me argumentaba, era un nivel III que tenía que ser atendido en sala…o bien un transtorno psiquiátrico porque le hablaba a una medalla

El desconocimiento de la estructura sanitaria puede llevarnos a complejos diagnósticos diferenciales o a incorrectas formas de proceder cuando en realidad, es bien simple (otras veces no) y además, es nuestra obligación conocerlas, hacer un buen uso de ellas y orientar al paciente acerca del mejor uso de esos recursos sanitarios que están a nuestro alcance…no sólo el médico de primaria…sino todos…

Esta entrada fue publicada en Guardias, Otro enfoque de la medicina. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ictericia

  1. Mariquilla dijo:

    Médico de familia (ó cabecera), un lujo , el paciente y tú , y todo lo que puedes hacer por él…
    ¡Muak! Raquel , y a todos los colegas que
    hace tiempo no veo , y se dejan la piel ,
    terminando con un fuerte apretón de manos , una sonrisa , ó un : ¨´qué todo vaya bien…,ó un sincero abrazo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s