Dreams XXXV

Reviso el correo en uno de los pocos ordenadores con acceso a internet, en una de las esquinas de la REA, junto a los volantes de analíticas y pruebas cruzadas, en esta quietud de la noche que siempre sobrecoge, oscuro neón de ojos abiertos, expectante, respiradores, bips, electros, sondas, oxígenos y sábanas impolutas con logotipo azul hospitalario, como si de un paisaje ibicenco se tratase.

Fotogramas de blanco-azul-verde, que se confunden con miles de rostros, de sonidos intuidos a través del fonendo, de las manos que palpan e intuyen, de la entrevista que desentraña…y se traduce en miles de palabras, o “jarabe de lengua” que diría mi Santa…

Leo, en entrañable “portuñol“, un email cuyo asunto escueto “Gracias MEDFAM”, ya invita:

Escribo de Tengen, un pequeno pueblo Aleman cerca de 5 km de la frontera con el canton Suizo de Schaffhausen. Me fue a visitar un companero recien-especialista de medicina general, y tambien membro de  esta lista, Marcus Schmidt. Lo conoci a traves precisamente de MEDFAM, y nos quedamos en contacto al largo de los ultimos meses. Recientemente, decidi reunir el util y el agradable y pasar un fin de semana con el.
Esto es el milagro del siglo XXI. Que a traves de una lista Espanola, un residente Portugues y un joven medico de familia Aleman se conocen.
Esto es la globalizacion de la medicina general en su mejor.
Bien, muchas gracias a MEDFAM por existir (gracias a Raquel que me hablo de ella). Estoy aprendendo mucho, y al mesmo tiempo la vida me
va abrindo un poco los ojos y voy conocendo poco a poco algunos membros de esta lista.

un cordial saludo desde los 30 grados del sur-oeste de Alemania!

Tiago, R2, Lisboa, Portugal”

Y sonrío en la penumbra, celebrando secretamente las casualidades de la vida, los guiños, los destinos entrecruzados, recordando aquel mensaje que le mandara a Tiago contándole qué significaba Medfam, las ventajas, la utilidad, el debate continuo, el intercambio médico como si de una sesión ininterrumpida se tratase, que yo presenciaba impávida a diario, sin atreverme a participar siquiera para no interrumpir…”si te inscribes, nunca te arrrepentirás“. Idénticas palabras que tracé en otra dirección, opuesta, invitando a Marcus, y citando a Tiago como referencia…

(Medfam hizo de vínculo, nexo de unión…)

La historia ahora se teje sin fronteras ni idiomas, bendito siglo de las comunicaciones, que acunan la inquietud y el entusiasmo, y me permiten seguir la estela de mis grandes amigos desde las profundidades del semisótano

Esta entrada fue publicada en Amigos, Guardias, Otro enfoque de la medicina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s