Fatiga

38 pacientes aguardando en la última sala, con mis dos residentes de primer año (una, segunda especialidad; otro, con años de experiencia en otro país) ojo avizor, mientras el pitido de la REA no deja de sonar, sin cesar, incansablemente…

Me pregunto qué debe sentirse cuando la camilla aterriza en la sala de reanimación y comienzan a aparecer enfermeras, auxiliares, médicos, celadores, residentes pululando en derredor, y los compañeros del SUMMA o del SAMUR le trasladan en bloque a la camilla de esa habitación que poco le envidia a una UVI. Gente en derredor, ropa fuera, sondaje, vías, oxígenos, preguntas, fonendo, medicación…sin pedir permiso siquiera…

¿Deberíamos preguntarle primero al paciente…quiere usted que le tratemos? Ellos, tan aturdidos, apenas alcanzan a responder a las preguntas-tipo, motivo de consulta, reacciones adversas a medicamentos, enfermedad de base, medicación habitual, intervenciones quirúrgicas, enfermedad actual…todo ello traducido y reiterado…y a cada poco, al ¿cómo se siente?…

Una señora cansada de años se negaba hoy, rotundamente, a que le pusieran medicación, porque “le sentaba mal al estómago”, ahogada en un dolor torácico opresivo con cortejo florido, a lo que una enfermera solícita le contesta, “pero es que lo necesita porque se está infartando, que eso que le duele es el corazón“. “A no“- responde enfadada- “no, no, eso sí que no, a mí el corazón no me duele. Esto es sólo fatiga, el corazón va bien, en eso mando yo y le digo que mi corazón está perfectamente, que a mí lo que me cuesta es respirar. Fatiga.”-enfatiza.

Fatiga, en su gran acepción, que tanto me devuelve a la memoria…

En eso, poco hemos cambiado; en España todo el mundo sabe de política, fútbol y medicina…

Esta entrada fue publicada en Guardias, Otro enfoque de la medicina. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Fatiga

  1. Juana dijo:

    Es que cuando estás en “ese” estado ya no sabes ni lo que dices.
    Desde la más absoluta de las ignorancias creo que “nuestra” medicina es especialmente buena para las urgencias, lo crónico y lo cotidiano es lo que se nos da mal.
    Las preguntas no son para las urgencias, creo …. desde la más absoluta de las ignorancias, insisto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s