La palabra mágica…

Es un nombre propio. Donde quiera que la pronuncie las reacciones se multiplican y las sonrisas contestan, porque es único y leyenda, en cualquier punto de la geografía mundial. Y yo, una inmensa afortunada de haber participado de su mundo…

Vuelo: LX 2027 ZRH / 16 SEP

Asiento de pasillo. Portátil dispuesto tras el despegue, apuntes, retoques, bolígrafo en mano, anotaciones…hasta el punto de avituallamiento, a miles de pies sobre el nivel del mar, surge la conversación a raíz de las presentaciones que ultimo y de soslayo comparto con los asientos contiguos; inevitable, porque el avión va repleto de médicos, todos con un destino común: wonca, aunque seguramente con intereses dispersos. Sin embargo, el destino curioso juguetea entre los pasajeros y mis compañeros de viaje, un matrimonio encantador de Salamanca, comparte mi pasión por el mundo rural

Mi experiencia fue breve, pero intensa: 2 años de guardias de SAR durante el tercer y cuarto año de residencia y una inolvidable rotación en el paraíso perdido de la Sierra de Madrid. La palabra mágica, es un nombre propio, un antes y un después en mi vida profesional, en la comprensión y el sentido de la medicina que adoro: Juan Gérvas. Un ídolo de carne y hueso, un mito, una persona increíble…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Amigos, Ciudades, Comentarios de la realidad, Otro enfoque de la medicina, Reflexiones, Viajes y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s