Estudiantes…

Se acercan a la Urgencia para hacer una encuesta de Bioética y alguien les conduce a mí. Casi sin atreverse, esperan en la puerta de entrada a que alguien les salve, ajenos completamente al sistema, aún inmersos ya en él. Les rescato de la vorágine de los pasillos del semisótano y los preservo en la consulta 10, un poco más cómodos, pero extraños todavía en ese medio hostil de elección propia.

Las preguntas se suceden: Consentimiento informado, encarnizamiento terapéutico, relación médico paciente, cómo transmitir malas noticias, burocracia, frustraciones en la consulta, rechazo de tratamiento…y mientras les respondo, sin saber muy bien si me excedo en explicaciones, les observo adolescentes, medio imberbes, absortos, anotando mis experiencias, mis apreciaciones, mis opiniones, consejos y nombres propios que si algún día tienen la suerte de oír, no duden en buscarles y escucharles…

(Entre ellos y yo: 12 años de diferencia; y sin embargo, todo un mundo…)

Esta entrada fue publicada en Me, Otro enfoque de la medicina y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s