REAS

Primer turno, como favor…

Y no cesó el trasiego de pacientes, ambulancias y UVIS: estables, inestables, Glasgows, constantes, medicación, escáneres, radiografías y un desfile de distintos especialistas entre el decorado y el telón…

Concluido el turno me desplomo en la camilla verde solitaria de la REA e inconscientemente giro las palmas de las manos, ofreciendo el envés…

Nunca somos del todo conscientes: ellos no se olvidarán jamás de nosotros, de nuestras palabras, de nuestros gestos, de nuestras explicaciones; sin embargo, por nosotros, al caer el día, habrán pasado cientos…

Esta entrada fue publicada en Comentarios de la realidad, Otro enfoque de la medicina. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s