Residentes

Son las cuatro y cuarto de la mañana, las consultas han mermado y las caras angustiadas de los MIR comienzan a relajarse, incluso se escapa alguna que otra risa en la consulta 9…

Recuento instantáneo a modo de fotograma: Una discusión cruzada dos consultas más allá, algún paciente enfadado por la demora, otra embarazada sospechosa de gripe A, las salas repletas (sala de griposos, sala 1, 2A, 2B y la tres, con sus treinta y dos camas+seis aislados) y un éxitus inesperado. Cuatro adjuntos y dieciocho residentes de planilla plasmados en la distribución…

La guardia aún no ha concluido, pero si no fuese por ellos, si no fuese por los residentes, no se sostendría…me pregunto cuándo conseguiremos invertir los términos y que los residentes no fuesen las piezas del engranaje, sino el agua tórpida que genera la corriente al forzar la maquinaria. El sistema parece que funciona, no sólo por inercia, pero no es la mejora forma…me pregunto ¿cuántos se lo cuestionan?, y lo que es más importante, ¿entra en esa reflexión el replantearse las cosas, el cambiarlas?

Esta entrada fue publicada en Guardias, Otro enfoque de la medicina y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Residentes

  1. enrique dijo:

    Qué preguntas te haces, Raquel. Tu cabeza siempre dándole vueltas a las cosas.
    Me imagino que más de uno habrá pensado alguna vez como tú, se habrán planteado la necesidad de un cambio, de darle la vuelta a la situación, sobre todo los residentes, claro.
    La cuestión no es si hay gente que se plantea el cambio (aunque también), sino más bien el origen de la resistencia al cambio. Generalmente se ponen pegas a todo lo que suponga o se prevea que vaya a generar pérdidas de estatus o de privilegios. Pero, claro está, todo cambio también puede ocasionar ganancias. Lo que hay que intentar es hacer ver que los segundos no sólo compensan los primeros, sino que los superan. No hay cambio si alguna de las partes implicadas, la más fuerte (claro está), no percibe que la nueva situación pueda ser vivida como una ganancia.
    Sin embargo, ésto que parece fácil y simple a la hora de la verdad es casi misión imposible…
    Seguimos, Raquel.
    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s