Volviendo

Regreso, de Copenhague, con el frío aún irisando las mejillas, sien contra la ventanilla, intentando distinguir la fina línea del horizonte, que distingue los sueños de la realidad, la noche del día, despertando sin querer hacerlo, de un cuento de cinco de días, de la escapada Suecia-Dinamarca, de la risa de la niña de mis ojos, de la mejor compañía inesperada…

Volver, aterrizar sin querer, sin detenerse aunque quisiera, sí por favor, cinco minutos más, al menos para mentalizarme…

Esta entrada fue publicada en Amigos, Ciudades, Dreams, Viajes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s