Cama 5

No fantaseo. Sólo me pregunto, al leerte, cómo será mi día postrero, porque si he de elegir, firmaría sin dudarlo una sentencia certera y sin demora; pero a menos que elijamos día y hora, en un acto consciente de autolisis, la fecha de caducidad no nos compete…al menos, por ahora

En tu guardia 100, en un paralelismo futuro, como quien esgrime los supuestos de un año dos mil y algo demasiado lejano (pero no tanto, que el discurso es bien efímero y el trayecto aún más), y entonces serían algunos cientos de cienes de guardias más, podría ocupar ese mueble, porque están escritas todas esas muescas de la “c” en mis genes…y si eso sucede, en este instante de lucidez, prométeme que firmarás el alta y me dejarás escapar libre…

Esta entrada fue publicada en Comentarios de la realidad, Inside, Reflexiones y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s