Turnos

Las noches “se parten” en turnos, en todos los lugares (sanitarios) que conozco, que son muchos- dicho sea de paso, pero alguno que otro ya tengo en mi haber (es lo que llaman experiencia o edad, según quién o qué); o si no se parte, en cuanto disminuye la actividad, que sucede, cualquiera se apaña para echar una cabezada, que dirían en mi pueblo. Y lógico me parece el planteamiento, que no la realidad, pues una jornada de 24 horas resulta extenuante sólo de pensarlo; pero en esta ocasión no voy a profundizar en este debate horario, dejémoslo para una próxima, que será largo y tendido.

Partir la noche no significa eximirse de, que conste. Ante una urgencia o emergencia real, estamos todos, sin lugar a dudas. Pero para la supervisión: o bien voluntariamente cada cual asume la verticalidad en su turno correspondiente o bien los residentes despiertan al adjunto correspondiente cuando es necesario, por el momento, quizás algún día consigamos que siempre haya un responsable despierto, pero cambiar las mentalidades conlleva su tiempo…

Sin embargo, las rutinas no impiden que uno emprenda de motu proprio su guerra particular, por eso completo mi turno en vela y el siguiente si existen dudas, porque las franjas horarias no entienden de patologías y el miedo del residente a despertar al superior tampoco. No sostengo que mi actitud sea la correcta, ni la mejor, simplemente es mi deber y lo contrario la omisión del mismo. Y si hace diez minutos un R1 me pregunta una duda y la analítica tarde otros tantos en salir, esperamos juntos para resolver el caso, que es lo que se entiende por compañerismo (con los iguales, quiero decir) comúnmente, y no me desentiendo y que despierten al siguiente, aunque mi turno se haya completado…y un largo infinito etcétera de ejemplos. Pero lo que para algunos tiene una claridad meridiana incuestionable, para otros es censurable…

El discurso repetitivo de: “…que si en las guardias de especialidad no se hace, si en las guardias de planta tampoco, si en otras partes del Hospital o si en otros Hospitales…” vuelve a tropezar con mi perseverante incógnita sobre la mesa: ¿Por qué no hacer las cosas como deben hacerse por uno mismo en lugar de plantear la comparación constantemente con el vecino?

La crítica es libre y gratuita, y aunque me tilden de tonta, a estas alturas de la película, no me importa, en absoluto, lo que piensen…

(Fuera vuelve a nevar, con esa cadencia etérea de lo inmaterial)

Esta entrada fue publicada en Guardias, Otro enfoque de la medicina, Reflexiones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Turnos

  1. javithink dijo:

    ¡¡qué Suerte debe ser tenerte como adjunta!! (y y ono me puedo quejar de mi hospital, vaya :))

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s