Incompetencias

“Ascendemos hasta nuestro nivel de incompetencia”- me confiesa por teléfono mi gran amigo e incondicional de la infancia. La pregunta que surge es ¿debemos establecernos en el puesto que estamos y rechazar cualquier ascenso para no afrontar la frustración de sabernos incompetentes para desempeñar lo que hacemos?, o sin embargo, ¿debemos persistir en el afán hasta descubrir nuestras limitaciones, sin miedo al fracaso?

Deber, deber…no debemos nada. Quizás el punto de inflexión se marca espontáneamente cuando se pierde el equilibrio y relación entre lo que hacemos y el precio que pagamos por ello no es proporcional, o lo que es lo mismo, cuando dejamos de disfrutar haciendo nuestro trabajo…

Esta entrada fue publicada en Amigos, Comentarios de la realidad, Reflexiones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s