De R2 a R3

Mi paso de R2 a R3, hace tres años, lo bauticé cubriendo una baja, fiel a la ética de coerres, implítica en nuestro pool de residentes, porque el compromiso para con nosotros, con nuestros compañeros, con el Servicio en el participásemos, daba igual el que fuese, era impresionante:

26 MAYO 2007. El hospital tiene “algo”…no sabría definirlo mejor. Ese “algo” que son todas las palabras y no es ninguna, ese “algo” que te empuja y te ciega, ese “algo” que enamora y arraiga en ti de una forma tal que no puedes escaparte, pues su madeja te enreda como miles de millones de infinitas hebras tejidas primorosamente con un fino hilo invisible de araña patilarga y zancuda. Un “algo” que te obnubila y obceca, que te impide pensar cuando crees hacerlo con más claridad que nunca…fui, claro que fui. Me pudo ese “algo”…

Ahora es distinto, o se percibe distinto, aunque no lo sea, supongo que todos pecamos empeñándonos inconscientemente, en ese cualquier-tiempo-pasado-fue-mejor; sin generalizar, hay quien sí se compromete, hay quien no, pero prevalece la heterogeneidad. Sin embargo, el “algo” perdura…

Y lo descubro en mi pequeña de sala, nerviosa ante la inminencia, preocupada y, al mismo tiempo, excitada de participar del box de observación, con el vestido ancho de la responsabilidad, bailándole sobre los hombros, detectando lagunas, tambaleándose, intentando llegar a todos los pacientes sin poder evitar esa sensación de estar perdida…

Y yo tendiéndole la mano, quizás torpe, pero una mano a la que asirse…exigiendo sin presión, mostrando sin humillación, reconociendo límites con humildad, guiando como un aprendiz de lazarillo…porque tampoco nos enseñan a ser buenos docentes, buenos tutores, buenos responsables, buenos supervisores, buenos maestros…nos enseñan a sobrevivir, el camino lo vamos haciendo nosotros, paso a paso, golpe a golpe…

Esta entrada fue publicada en Comentarios de la realidad, Guardias, Inside, Otro enfoque de la medicina y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a De R2 a R3

  1. Noelia Caballero dijo:

    Qué razón tienes!, tú: siempre genial!

  2. Teresa dijo:

    Un resurgir de sensaciones, de recuerdos… nadie nace sabiendo y todo se aprende, “paso a paso, golpe a golpe”… tengo claro mi “algo”: más que el hospital, es “su gente”. Gracias… por darte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s