Escalofríos

He vuelto a preguntar por él. No puedo evitarlo. Se llama como tú, igual de alto, o un poco más. Cinco años de diferencia. Dos visitas a la urgencia y un derroche de sinceridad, sin eludir la mirada…

Derrame pleural recidivante, un fin de semana de libertad condicional y regreso. Vuelta a la asfixiante urgencia, al sillón azul y las gafas nasales, después de buscar en planta la promesa de humo…

Ha muerto Raquel, lo siento, hace una semana…“- me confiesa el residente en el mismo tono de voz, ante la mirada atónita y la perplejidad.

Talkin, susurro, sin volver a pronunciar su nombre…

Esta entrada fue publicada en Guardias, Otro enfoque de la medicina y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s