36 horas

He cruzado el límite, 24 horas de guardia y 12 horas de saliente, por ahora, enfundada en el pijama verde favorito, la línea invisible que separa el mundo real del onírico, pasando por la levitación…y, puedo ir más allá, sin duda puedo forzar aún más la maquinaria perfecta del ser humano, pero empiezo a cuestionarme…y la duda incomoda…

Esta entrada fue publicada en Guardias, Me, Otro enfoque de la medicina y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s