“The impact of prolonged continuous wakefulness on…”

Leo de pasada en esa revisión vertical de “asuntos” en mi bandeja de entrada y selecciono, de entre los 2957 correos sin leer, desplegándose el artículo original.

Es curioso que no haya aún acuerdo común en lo obvio, máxime cuando la opinión es unánime al respecto. No sólo en Canadá es habitual que el saliente de guardia se prolongue más allá de las 24 horas, al menos aquí es una práctica demasiado generalizada…

Las recomendaciones del Institute of Medicine son no exceder el máximo de 16 horas, mientras que el Accreditation Council for Graduate Medical Education, considera hasta 30 horas. Y no deja de ser cuestionable quiénes serán los artífices de semejantes sentencias, ¿habrán experimentado en primera persona aquello que defienden? Permítanme, lo dudo…no son necesarios los estudios, aunque haberlos haylos, que relacionen el deterioro de las capacidades a lo largo de la jornada asistencial durante la guardia y la falta de sueño, literatura sobrada lo sustenta, aunque esté de más, porque aquel que ha sufrido ese exceso sabe que es inhumano y no deberíamos tolerarlo. Por nosotros y por nuestros pacientes…¿o se nos olvida que es la vida (no la salud) lo que está en juego?

(Reflexiones de medianoche en el semisótano con vida propia…)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Guardias, Otro enfoque de la medicina, Reflexiones y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a “The impact of prolonged continuous wakefulness on…”

  1. miguel dijo:

    solo una reflexión: en nuestro hospital luchamos porque el residente libre la guardia y los primeros que NO quieren hacerlo son… ellos mismos.

    Incluso, todos los meses de mayo/junio, el gerente remite una nota a todos los tutores recordando que el residente debe librar.

    La opción la tienen, pero pocos la ejercen.

    Muaks!

  2. rqgb dijo:

    Es controvertido, no es fácil ejercer una opción condicional…”el cirujano que no opera, no hace manos”, “el que no está, no participa”, es una tónica, una dinámica, una inercia, un compromiso implícito…no es tan fácil no librar una guardia, aunque legalmente haya que hacerlo…y física y ética y moralmente hubiera que hacerlo, porque el cansancio enturbia la lucidez, pero no es sencillo, no, no lo es…”no es un no querer” exactamente…lo entiendo, aunque no lo comparto, pero sí lo ejercito (confieso), aunque, una salvedad, mis salientes de guardia nunca son con pacientes…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s