Crónica de…(II)

En el Musée McCord resuenan las palabras de André Dudemaine envueltas en la música ancestral, mientras presenta a los galardonados en esta edición del Montréal First Peoples Festival, en un minúsculo auditorio que no da cabida a la magnitud de lo que se ofrece.

Mientras se enlaza la conexión con el autor del cortometraje Ivan and Ivan que no ha podido acudir, a través de las maravillas tecnológicas, André danza, manos alzadas y palmas hacia arriba, con un ritmo propio que sobrecoge. La música penetra y eriza el vello, y la escena te transporta más allá del habitáculo…no porque su perfil Innu le delate, porque pasaría por perfecto galán en el amplio término de la palabra, exquisito dominio de los idiomas, educación y elegancia, sino porque pertenece a otra esfera, camina de puntillas y se distingue del resto de los mortales, idéntico a la expresión que él adjudicaba a la música que sonaba: “magic…”

Hay criaturas celestes dispersas por nuestra existencia; moraleja: recordad abrir bien los ojos cuando nos las crucemos, son como los eclipses, maravillosamente escasos, pero nos recuerdan la grandiosidad del universo.

Esta entrada fue publicada en Gustar de los sentidos, Reflexiones, Viajes y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s