El encuentro…

Atravesaron media península para conocerse “porque los amigos tienen como condición necesaria pero no suficiente, que hayamos conocido su casa, que hayan conocido la nuestra…

Y una vez más, anoté en mi bitácora personal la enseñanza, como cada instante que he compartido con ellos: “…Fue un placer explorar el ámbito y entorno de tus padres, y por ende el tuyo propio de infancia y juventud. La casa, su distribución y contenido, su inclusión en el resto del mundo, dicen tanto de nosotros mismos que casi avergüenza enseñarlo y verlo, pues es más que un examen anatómico y fisiológico a fondo. Por ello es tan hospitalario el abrir las puertas de la casa, que es casi como abrir las del corazón…

Elegimos a los amigos, no a la familia, que es la que nos viene dada por cuna. En este caso, ambos un privilegio…

Esta entrada fue publicada en Amigos, Reflexiones y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s