Al otro lado…

Lo que, en un principio fuese una intervención quirúrgica simple, un mero trámite, la extracción de un ganglión en el tobillo, se convirtió en una apoteosis…

Retrospectivamente, revisando y analizando los dos meses transcurridos, con los elementos que participan en la evolución del cuadro, la idiosincrasia del paciente y los condicionantes personales (que no todos los antecedentes lo son), me planteo qué hubiese podido hacer para cambiar el curso de los acontecimientos…

La respuesta es aplastante y rotunda: Nada. Y la sostengo, a pesar de que me cuesta una infinidad mantenerme al margen de los propios, pero desde el punto de vista médico y ético, hay que optar por esa “prudente distancia”, manejando la ansiedad y la incertidumbre diestramente. No sólo por el compromiso de la objetividad profesional o las consecuencias, como ya recomendara la AMA años ha, sino porque es fundamental saber estar al lado tanto como al frente.

Tuve mis serias dudas, lo confieso, cuando el dolor se hizo insoportable a pesar de la amplia cobertura antibiótica y del resto del tratamiento profiláctico, desplegando la trombosis venosa profunda dentro del abanico de posibilidades y conseguí activar la consulta virtual, a pesar de sus reticencias, en aquel Mayo álgido, para comprobar a través del correo-e, como diría mi sabio y querido Juan, si era realmente aquello ennegrecido era necrosis, la inflamación era edema y la celulitis la responsable de todo mal…

Y aún sin poder palpar, tocar, presionar, sentir, oler, explorar cómodamente y discriminar mentalmente, pensar y decidir, sin pronunciarme…si es urgente o no, si debo intervenir o no, o si solamente otear y respirar, por fin; porque aunque no podamos dominar el tiempo ni aderezarlo, ni la soledad de las curas, ni acelerar la curación o aliviar la impotencia de ese estado alterado de salud que todo lo condiciona, cuando menos imaginamos, cogiéndonos desprevenidos y ajenos, inocentes inmunes a todo mal, sí podemos hacer de bálsamos al desgranar los días, faranduleros del reloj en el día a día de la salas y antesalas de espera…

Al otro lado también nos necesitan…(tanto o más que en el que nos mantiene en vilo)

Esta entrada fue publicada en Comentarios de la realidad, Family, Otro enfoque de la medicina y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Al otro lado…

  1. pablo dijo:

    lo que en un principio parecían 3 imágenes desgarradoras unidas por un texto … se han convertido, tras la lectura, en una demostración de amor, una más, a la profesión y a las personas. Que ese binomio nunca se separe en tu vida profesional…🙂 eres un hacha!!!

  2. rqgb dijo:

    Gracias por tus palabras Pablo…no las esperaba, y no puedo evitar sonrojarme…la medicina es maravillosa, en todas sus facetas, incluso en la desgarradora…
    Un abrazo desde este Madrid que dormita templado, Rq

  3. Pingback: Alzheimer | Rqgb´s point of view

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s