Paralelismos

Recuerdo un fragmento de “El árbol de la ciencia”, que me impactó profundamente, al leerlo demasiado precoz, en una infancia adelantada, sin ningún contacto directo aún con la medicina; cuando Andrés dejó de entusiasmarse por la lógica justiciera y revolucionaria de los Saint-Just, inmerso en un preocupante pesimismo, preso de la inacción y la desconfianza, pensando que en la vida ni había ni podía haber justicia…

La vida era una corriente tumultuosa e inconsciente, donde todos los actores representaban una comedia que no comprendían; y los hombres, llegados a un estado de intelectualidad, contemplaban la escena con una mirada compasiva y piadosa

Apenas nada ha cambiado, la vida sigue siendo una corriente tumultuosa e inconsciente, donde varias tragicomedias se superponen, con actores de distinto pelaje, y algunas escenas completamente absurdas.

Metamorfoseándome en Hurtado, no puedo evitarlo, ese lacerante pesimismo, desde esta última fila del patio de butacas, en el teatro de sombras…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Otro enfoque de la medicina, Reflexiones y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Paralelismos

  1. Juana dijo:

    Una persona me dijo que a veces uno se unde mucho para poder coger impulso y luego salir con más fuerza …. ¿te suena? pues no anda muy lejos jeje
    El absurdo forma parte de este soprendente mundo, a veces hay que esperar miles de años y descubrir que no era tan absurdo como parecía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s