Enemigos y batallas

Si conoces a tu enemigo y te conoces a ti mismo, no tienes que temer acerca del resultado de cientos de batallas.

Si te conoces a ti mismo pero no a tu enemigo, por cada victoria sufrirás una derrota.

Si no conoces al enemigo ni a ti mismo, sucumbirás en todas las batallas

Sentenció el General Sun Tzu en el 500 a.c. y hasta la fecha, verdades como templos escritas en el paso de la historia.

Ciñéndonos a la etimología, la RAE considera enemigo al que se muestra completamente diferente, y esa y el resto de acepciones, mezcladas y sazonadas, se nos presentan a diario. A veces creemos que conocemos a quien se nos antepone, a quien nos juzga o quien nos aguarda; pero estamos completamente equivocados, nunca llegamos a saber, a ciencia cierta, qué mareas arrastran al contrario…

Conclusión: Conócete a ti mismo y sé leal a tu persona, nunca agradarás al pleno ni colmarás las expectativas, pero en todas las batallas, sea cual fuere su desenlace, estarás en paz, dolorosamente en paz…

Esta entrada fue publicada en Inside, Reflexiones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s