Kilos de humanidad

No en sentido figurado sino real, casi 7.000.000.000 augura la portada del National Geographic, que reposa sobre el costado de la última edición de un país perdido, del que emergen las letras de mi querido Vicent, hirientes, dolorosas, sangrantes: “…Somos seis mil millones de humanidad. La mitad está sentada mirando cómo la otra mitad hace el payaso“, ¿será cierto?, ¿nadie se conmueve?

Se repiten como un eco las frases que esgrime en interrogantes:

¿En manos de quién está el pensamiento…?, ¿de qué se alimentan los jóvenes…?, ¿en qué se ha convertido el cerebro humano…? Cierto, las imágenes se sudecen, incansablemente, hasta el infinito…¿nos hemos inmunizado?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciudades, Comentarios de la realidad, Reflexiones y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Kilos de humanidad

  1. Jaime dijo:

    Amiga (de facebook) mía. Contesto. Soy más optimista que tu amigo Vicent. Los jóvenes se alimentan de ilusión, como siempre, es decir, la ilusión rejuvenece. Y el cerebro humano, merece un aplauso. Inacabable. Siete mil millones. Joder. ¡Menuda especie! Imperfecta. Es cierto. Pero escucha esa música. Lee esas páginas. Mira la rueca en ese cuadro. Esa voz. Unos con botas de hierro. Otros descalzos. Sí. Sobre raíles flotantes. Rocas y viaductos. Unos viven en túneles o en vías muertas. Otros, a trecientos kilómetros por hora. Máquinas de romper tiempo. Dueños de paralelos oblícuos que se cruzan. Puede acabar todo. Claro. Vivimos gracias a las algas que limpian la atmósfera y vuelcan carbonatos en el fondo del océano. Un día, se nos acabará la suerte y se irá todo a la mierda pero, hemos llegado lejos. Digo. A pesar de todo. No esperarías que la cosa iba a durar siempre. Hemos llegado hasta aquí. No está mal teniendo en cuenta que venimos de cuatro moléculas de carbono jugando al escondite. Casi diría que no hay que tomárse la vida tan en serio, salvo cuando no hay más remedio. No sé. Si no sobrevivimos, algo vendrá. Del mar. Como siempre. Yo soy optimista. Más cuando me quito los guantes de buceo y noto el tacto, casi humano de las esponjas marinas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s