Palazzo dell’Archiginnasio

Encierra el teatro anatómico en su interior, revestido de madera, bajo la atenta mirada de los desollados, los bustos célebres, Apolo y las constelaciones que le rodean…

Me quedo absorta en la mesa de disección, rememorando tiempos pasados…mientras el sol de primavera se filtra por las ventanas históricas  y sólo se escucha la pulsión interna del latido…

Bolonia de casualidad, el gran descubrimiento.

Esta entrada fue publicada en Ciudades, Otro enfoque de la medicina, Reflexiones, Viajes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s