Equivalencias

La hora 3 posee el mismo valor que la hora 21, o posiblemente más, si especulásemos, por los intereses acumulandos junto al cansancio…

Nos pagan lo mismo la primera hora que la 24-le digo a mi residente mayor que bosteza y despereza después de pasar, juntos, toda la noche en vela. “Ven, te invito a un café…“- le digo interrumpiendo el incipiente desperezo. Y hacemos tres en la máquina del cuarto de adjuntos, porque tú harás lo que yo: si yo trabajo, tú conmigo; si yo descanso, tú también – como decía uno de los tutores con los que roté en mi época de residente; y regresamos a la sala 1, con el reconfortante aroma del café entre las manos, y uno de más para el R pequeño, aún estupefacto ante ciertas acciones, pero extremadamente discreto, aún adaptándose, aún expectante. Y repasamos el pase de guardia…

Las manecillas marcan 45 minutos para finalizar, 25 horas y algo más en pie. La espalda protesta, gimen las pestañas, el cansancio sacude los huesos, pero sigue pesando más la conciencia de lo vivido…

Con nuestra actitud demostramos la clase de médico que somos…“- respondo al residente mediano, pero ya exponencial (segunda residencia), que me pregunta con una curiosa sinceridad amarga “¿por qué haces esto?”, “no tienes que demostrar nada a nadie“-acto seguido.

Disiento, estamos completamente equivocados. Es nuestro deber, es nuestra responsabilidad profesional…y si no se puede partir la guardia no se parte, y si uno no alcanza el decúbito, no importa…son 24 horas (en este caso 24 porque es viernes y el sábado se cambia a las 9) equivalentes, quizás el problema resida en los turnos, que deberían ser como máximo de 12 horas, por seguridad del paciente y del profesional, por calidad de la asistencia y por salud mental.

Y luego…luego habrá un tiempo para cada cosa…

Esta entrada fue publicada en Guardias. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Equivalencias

  1. Eva dijo:

    También disiento…. es nuestra obligación profesional y personal el demostrar a nuestros pacientes que somos sus médicos, que estamos ahí para ellos, que velamos por ellos, que luchamos con ellos contra su disconfort, y, además, demostrarnos a nosotros mismos que creemos en lo que hacemos y, por tanto, hacerlo de la forma más exquisita posible. Si no fuese así… mejor dejarlo, por ellos, por nosotros, por los principiso universales, que los hay.

  2. rqgb dijo:

    Es un consuelo vacuo, pero reconforta saber que a estas horas no eres la única persona que cruza la madrugada, que a ciencia cierta, compartes este espacio atemporal con otros iguales…
    Gracias por estar ahí…por disentir…por luchar…por recordarme los principios universales…

  3. Juana dijo:

    Esos turnos de locos no pueden ser buenos para nadie …. están pensados para las épocas de guerra …. y ahí seguimos, sin cambios …. a veces me pregunto si en lo más profundo de nuestro incosciente no seguimos en “guerra” ….

  4. rqgb dijo:

    Estoy completamente de acuerdo Juana, deberían prohibirlos…

  5. Pingback: Madrugada | Rqgb´s point of view

  6. Pingback: Equivalencias | TagHall

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s