Ser JMF y tutor, ¿incompatibles?

20110922-045102.jpgSer JMF es ser Joven Médico de Familia, es decir, estar en los cinco años posteriores a haber finalizado la residencia.

Ser tutor, según donde nos posicionemos; en la RAE, significa liderar la tutela, orientar, defender, proteger, dirigir…y debe ser ese el término acuñado, en el sentido más literal de la palabra, desde el punto de vista hospitalario y según qué especialidad, puntualicemos. Porque según la Especialidad de MFYC (en mayúsculas), hay que detallar, puntualizar y dar la nota

Y esa exigencia es una marca de calidad, una seña de identidad.

Pero a nivel hospitalario es más arbitrario ¿quizás?, corríjanme si me equivoco, y menos mal que la tendencia está cambiando pero lentamente y con reticencias…para ser tutor hay que ganárselo, no basta la motivación, no cuenta la iniciativa, las ganas, aunque sea un motor impulsor fantástico, hay que alcanzar ese nivel no sólo curricular, sino de habilidades y conocimientos, de competencias que exigimos…profesionalicemos, prediquemos con el ejemplo

De mi promoción, la primera de MFYC de cuatro años, sólo somos tutores aquellos que desempeñamos la actividad a nivel hospitalario, los que desarrollan su asistencia ambulatoria, es ahora, dos años y medio después, cuando comienza a alcanzar todos los ítems con los que poder optar a ser…contradictorio e injusto podría decirse. ¿Está el JMF preparado para ser tutor?, ¿debe renunciar a esa opción si se le brinda?, abramos el debate…

¿O no será más productivo que luchemos por unificar criterios, por alcanzar esa excelencia que propugnamos para la docencia donde quiera que ésta se desarrolle e independientemente de la especialidad? Ése sí sería un indicador de calidad…

Esta entrada fue publicada en Docencia, Otro enfoque de la medicina, Reflexiones y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Ser JMF y tutor, ¿incompatibles?

  1. Mónica Teran Diez dijo:

    Tienes mucha razón, han de asegurarse criterios objetivos y de calidad a la hora de acreditar los tutores independientemente del origen y de forma homogéne tanto por centros como por comunidades autónomas. Posiblemente lo que comentas de una menor exigencia en la elección de tutores hospitalarios sea el hecho de que son mas numerosos, el residente ha de contar con varios tutores hospitalarios por cada servicio por donde pasa interna , urgencias…. Con lo que la necesidad traslada los criterios de objetividad. En estos casos lo que se ha de asegurar es un seguimiento aun mayor de la labor del tutor con evaluaciones que tengan en cuenta la opinión del residente y la consecución de objetivos así como unos requerimientos mínimos en la trayectoria del tutor previa
    . Lo que si que ha de ser imprescindible es un deseo de transmitir y una predisposición a la transmisión de conocimiento que se traduce en ganas y sin la cual no sirve al menos para el alumno , un curriculum de su tutor excepcional. ¿se puede medir esto? Yo creo que si, solo hay que preguntar al residente.
    Un buen momento para revisar estos aspectos seria el tan discutido proyecto de troncalidad, el cual ha visto la luz su proyecto de real decreto en estos días. Se ha de crear la figura del tutor troncal y definir que requisitos han de cumplir , seria un buen momento para replantearnos lo que ocurre con el resto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s